Masaje infantil

El masaje infantil es una estimulación de los sentidos del bebé donde también se favorecen los vínculos afectivos con los padres a través de la comunicación del tacto.

Podéis aprovechar el momento del cambio del pañal, después de un baño relajante... Un buen momento también es después de la siesta.


Os recomendamos preparar un lugar donde el bebé esté cómodo, sea cálido y la luz ténue. Explicarle un cuento, tarararear una canción o hablarle con un tono de voz suave y relajante.


Necesitáis preparar una toalla o empapador para colocar encima del bebé, os recomendamos una pequeña gasa o toalla para ponerle entre las piernas y así evitar accidentes en los niños.


También necesitamos tener cerca los aceites esenciales para facilitar el movimiento en el cuerpo del bebé.



Algunos ejemplos de aceites esenciales podrían ser:

  • La lavanda ( a partir de los tres meses) es ideal para calmar y relajar. Se puede aplicar en el plexo solar y en las plantas de los pies.

  • La mandarina para la agitación y el nerviosismo, se administra 1 o 2 gotas después del baño o antes de acostarles en las plantas de los pies.

Ambos aceites esenciales se pueden diluir en aceite de avellana o caléndula (para pieles atópicas) que son buenos vehículos en el caso de bebés. El de almendras también está muy indicado para hidratar la piel de los más pequeños aplicando sobre la piel húmeda y muy útil para la crosta láctea.


Una vez lo tenemos todo preparado, nos frotamos las manos para que el bebé no las note frías, nos aplicamos el aceite y empezamos por:


Piernas y pies

  • Movimiento de vaciado, con las dos manos desde la ingle, los muslos y hasta el final del pie. Realizar movimientos de presión descendentes sin alzar las manos de la piernas.

  • Movimiento de compresión, hacemos un círculo con los dedos pulgar e índice de las dos manos y realizamos movimientos circulares desde la ingle hasta el tobillo.

  • Seguimos por los pies, deslizamos nuestros dedos pulgares por la planta del pie desde el talón hasta los dedos, hacemos compresión en cada uno de los deditos de los pies, en el empeine acariciamos desde los dedos hasta el tobillo(aquí movimientos circulares)

  • Hacemos movimientos circulares por toda la pierna desde el tobillo, subiendo hasta las ingles, repitiendo el movimiento de vaciado pero ahora en sentido ascendente.

  • Y para acabar esta zona hacemos un Movimiento integrador. Deslizamos ambas manos desde las nalgas hasta los pies con las dos manos y en las dos piernas a la vez, como un barrido. Este movimiento favorece la integración de las piernas con el tronco.


Abdomen

  • Noria: Con las dos manos planas, encima del estomago del bebé, una hacia la izquierda y la otra hacia la derecha más abajo, iremos deslizándolas de arriba a abajo en movimientos giratorios, como si fuera una noria.

  • Noria con piernas levantadas: Con una mano sostenemos las dos piernas del bebé a la vez, flexionando un poco las rodillas. Con la otra mano, realizaremos un masaje suave de arriba a abajo en el abdomen.

  • Deslizamos pulgares hacia los lados: Colocaremos los dos pulgares a la vez, uno a cada lado del ombligo y los deslizaremos hacia afuera como si estuviéramos estirando la piel.

  • Sol y luna: Con la mano izquierda dibujamos un círculo completo en la dirección de las agujas del reloj, sin levantarla del vientre. Representa el sol. Cuando llega a las seis de la tarde, la mano derecha empieza a girar de las once de la mañana a las seis de la tarde al mismo tiempo. Representa la luna.

  • I love you: Dibujamos con la mano derecha una I en la parte izquierda del bebé, en dirección de arriba hacia abajo. Después una L invertida y por último una U invertida. Cuando realices la U recorre su intestino por sus diferentes partes. Susúrrale Te quiero en una voz suave y cálida.

  • Caminar por la barriga: Con las puntas de los dedos, camina por la barriguita del bebé. Ayudará a sacar sus burbujas de gas.


Tórax

  • Abrir libro y Corazón: Ponemos las dos manos planas en el centro pecho del bebé. Abrimos las manos hacia ambos lados de la caja torácica, dibujando un corazón y juntando en el esternón; subimos y volvemos a abrir.

  • Mariposa: Continuando con la finalización del movimiento anterior, desde el esternón, llevamos la mano derecha hacia el hombro derecho en diagonal y desde la mano izquierda hasta el hombro izquierdo.


Brazos y manos

Igual que las piernas, primero el vaciado, torsión, abrimos la mano, a continuación dedo por dedo, hacemos pequeñas rotaciones, pequeños círculos en la muñeca, subimos el brazo y hacemos el movimiento integrador.


Cara

Aunque no a todos los bebes les agrada esta parte del masaje, poco a poco les relajará:

  • Abrir un libro: Ponemos los pulgares o la palma de la mano sobre la frente del bebé. Abrimos y estiramos la frente del pequeño del centro hacia los lados.

  • Pulgares sobre los ojos: Con los pulgares, estiramos ligeramente del centro hacia afuera.

  • Deslizamiento por los lados de la nariz: Desde el principio del tabique nasal, deslizamos presionando suavemente hacia las mejillas.

  • Sonrisa labio superior e inferior: Dibujamos una sonrisa desde el centro de la parte superior del labio hacia afuera. Realizamos el mismo movimiento debajo de la parte inferior de los labios

  • Círculos en la mandíbula: Dibujamos círculos con las puntas de los dedos que vayan de la barbilla hacia las orejas.

  • Orejas y mejillas: Pasa por encima y por detrás de las orejas con las puntas de los dedos, y acabando el movimiento debajo de la barbilla.


Espalda

Colocamos al bebé boca abajo:

  • Delante y detrás: con las palmas de la mano sobre la zona alta de la espalda, sobre la altura de los hombros. Movimientos de lado a lado en sentido opuesto de las manos bajando por la espalda y volvemos a subir.

  • Descenso: Con una mano, deslizamos por su espalda, desde el cuello hacia el culo. La otra mano se mantiene fija en las nalgas del bebé.

  • Descenso hasta los tobillos: El mismo movimiento que el anterior, pero desde los hombros hasta los tobillos. La mano fija está sujetando los tobillos, y éstos están ligeramente flexionados.

  • Movimientos giratorios en la espalda: Realizamos movimientos circulares, recorriendo toda la espalda del pequeño con los dedos índice y pulgar.

  • Peinar la espalda con los dedos separados como si fueran un peine, hacemos como si peinaremos desde la nuca hasta los hombros.

  • Deslizamiento del cuello: Con las dos manos, una a cada lado del cuello, deslizamos hacia los hombros.

  • Columna vertebral: Recorremos con los dedos toda la columna vertebral.

  • Peinado: Con la mano abierta, vamos deslizando desde el cuello a las nalgas. Cada movimiento será más y más suave.


Nos despedimos hasta muy pronto, esperamos que os haya sido de utilidad y que para cualquier aclaración o consulta no dudéis en dejar vuestro comentario o venir a vernos a la farmacia.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo