La piel del anciano: higiene

Seguimos hablando este mes en nuestros artículos sobre el cuidad de la piel en la persona mayor, y hoy vamos hacer especial énfasis en la higiene de la piel.


Es importante limpiar la piel a diario, sin caer en el exceso, ya que puede ser contraproducente. Una buena higiene nos permite también disfrutar de una agradable sensación de bienestar y ayuda a que nos sintamos más relajados.


También tenemos que tener en mente que el agua sola no limpia, y por tanto es necesario usar productos adecuados.


Las tres premisas que debe cumplir un buen producto de higiene en este tipo de piel son:

  • Tener un pH respetuoso con la piel (pH ácido o fisiológico "el de la piel").

  • Tener tensioactivos suaves como los syndets.

  • Tener componentes que cuidan la piel como los oleogeles o aceites de ducha.

Los productos de limpieza tienen la función de eliminar la suciedad de la piel (suciedad ambiental, secreciones corporales, células queratinizadas, gérmenes propios de la flora cutánea) a la vez que mantienen la fisiología de la piel; es decir, respetan el manto hidrolipídico, el pH natural y la microbiota cutánea, evitan la irritación, la deshidratación y la sequedad.

Tipos de productos


Jabones clásicos

Creados en un proceso de eleboración tradicional. No contienen tensioactivos sintéticos. Su pH es muy alcalino pudiendo llegar a ser agresivos para la piel. No admiten aditivos como los colorantes y las fragancias debido a su elevado pH y son incompatibles con aguas duras.


Geles

Constituidos por la combinación de diferentes tensioactivos sintéticos (con poder detergente y espumante) y sustancias complementarias que corrigen algunos aspectos de los tensioactivos y aportan cosmeticidad al producto final. Los geles syndets también conocidos como "jabones sin jabón" son creados para contrarrestar los inconvenientes de algunos tensioactivos. Son muy dermocompatibles e ideales para pieles secas y sensibles, como las de los ancianos. Respetan el pH 5.5 de la piel y no modifican la microbiota cutánea.


Un gel respetuoso con la piel debe cumplir los siguiente requisitos:

  • Poder detergente: gracias al uso de tensioactivos aniónicos.

  • Bajo poder desengrasante: debe respetar el manto hidrolipídico añadiendo aceites, ésteres y glicéridos.

  • Fácilmente aplicable.

  • Productor de espuma.

  • Fácil de aclarar.

  • Insensible a la dureza del agua

  • Inocuo: con un pH ligeramente ácido que se aproxime al cutáneo 5 o 5.5

  • Estable y bien conservado.

Aceites (oleogeles)

Limpian y aportan componentes lipídicos, lo que los hace muy adecuados para las pieles secas y muy secas. Tienen un gran poder de adherencia a la piel y se aplican con facilidad. En su formulación no existe fase acuosa y la fase oleosa está formada por aceites , ceras y lípidos sintéticos (como ésteres de glicerol, parafina líquida o aceite de jojoba). Requieren aclarado.


Espumas:

Ideales para su uso en personas encamadas y que sufren incontinencia urinaria y fecal, Permiten una limpieza en seco, sin necesidad de aclarado, con la ayuda de manoplas.


Esponjas jabonosas:

De un solo uso que incorporan adherido un jabón para facilitar la higiene en personas encamadas dependientes. Requiere aclarado.

Nos despedimos hasta muy pronto, esperamos que os haya sido de utilidad y que para cualquier aclaración o consulta no dudéis en dejar vuestro comentario o venir a vernos a la farmacia.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo