Estas Navidades cocina sin excesos



Seguimos en días de fiestas y celebraciones, ya sea con la familia, los amigos o los compañeros de trabajo. Y normalmente todas estas celebraciones van acompañadas de comidas copiosas y muy calóricas.


La semana pasada os recordamos el artículo del año pasado en el que dábamos cinco pinceladas de cómo ahorrar unas cuantas calorías o cómo compensar estos excesos navideños.


Hoy nos queremos centrar en recursos a la hora de cocinar para intentar reducir al máximo los excesos de estos días.


En el caso de que os toque preparar la comida a vosotros intentad pensar en platos poco calóricos y no por ello menos sabrosos. Planificarlo con tiempo y buscar diferentes ideas os puede ayudar.

Una buena y sabrosa ensalada de entrante puede ser un buen recurso; escarola con granada y aceite de romero, ensalada de mango y cebolla, ensalada de pepino con queso fresco desnatado batido y orégano… miles de ensaladas coloridas y atrayentes pueden ser una buena opción.


Podemos también darle una vuelta al “picoteo”, buscando platos saciantes, menos calóricos y de calidad proteínica. Por ejemplo, unos hummus de diferentes ingredientes y colores (garbanzos, remolacha, zanahoria, lentejas, berenjenas…) quedará muy vistoso y sabroso; unos tomates cherry y unos pepinillos dará facilidad al picar y no aumentar las calorías de la comida; también el marisco, que acostumbra a ser un producto muy consumido en estas fechas, es poco calórico si no se le añaden salsas innecesarias.


Para el plato principal, dos ideas: el producto y la elaboración. En general los pescados son menos calóricos que las carnes, y en caso de escoger las segundas, siempre mejor carnes blancas o zonas de poca grasa. Los acompañamientos no tienen porqué ser una fuente de calorías añadidas, unas verduras bien cocinadas y especiadas pueden dar un toque bonito al plato. Y en estos días de comidas con muchos comensales el horno es un recurso muy útil y cómodo.


Poder cocinar una dorada al horno con manzana y zanahoria al romero, o un solomillo de cerdo con sal y pimienta al horno con escalivada, por ejemplo, nos permite utilizar un producto con pocas calorías de base, conseguir un plato sabroso, y no tener que preocuparnos por que se enfríe, ya que el horno nos cocinará y conservará el calor mientras vamos comiendo.


Y llegamos a los postres… quizás el escollo más duro de superar estos días, llenos de turrones, polvorones, y otros dulces típicos de estas fechas, que precisamente poco calóricos no son… Un buen recurso puede ser servir algo de fruta antes de sacar a la mesa todos estos postres, así la sensación de haber comido ya algo dulce nos disminuirá la necesidad de arrasar con la bandeja fatídica. Una macedonia de papaya, granada y cítricos es una buena opción ya que nos ayudará a digerir, nos saciará y nos quitará un poco la sensación de empacho de estos días. Y además al venir ya cortado y pelado será más fácil de que todo el mundo se anime a probarla.


Esperamos que estos recursos os hayan ayudado a coger ideas para lo que nos queda de fiestas, y recordad que una buena planificación es el primer paso del éxito.


Nos despedimos hasta muy pronto, esperamos que os haya sido de utilidad y que para cualquier aclaración o consulta no dudéis en dejar vuestro comentario o venir a vernos a la farmacia.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo