Diabetes. Más allá del control del azúcar

Hoy, día mundial de la Diabetes, aprovechamos para hablaros de esta enfermedad que afecta aproximadamente al 14% de la población española.

Pero no os hablaremos del control del azúcar o en qué consiste la enfermedad, os queremos hablar de las complicaciones que esta patología conlleva, es decir, de la diabetes más allá del control de azúcar, sobretodo fijándonos en ojos, boca y pies.


Los ojos

Una de las complicaciones microvasculares más comunes de la diabetes es la retinopatia diabética, que además no presenta síntomas perceptibles por el paciente hasta que la lesión ya es grave. Por tanto es muy importante en el paciente diabético un buen seguimiento oftalmológico. En la farmacia existen complementos alimentarios especialmente diseñados para proteger la retina, fortalecer los vasos y favorecer la agudeza visual.

La boca

Dado que el paciente diabético tiene mayor riesgo de sufrir complicaciones bucales es muy recomendable hacer revisiones semestrales en el dentista. Por un lado debemos evitar infecciones, caries, gingivitis, hongos, etc, con una correcta limpieza bucal. Por otro, evitar la xerostomía (sequedad bucal), tan común en personas diabéticas. Existen diferentes productos para cada una de las patologías asociadas, como pastas y colutorios específicos, cepillos suaves, sprays humectantes, etc... También, dada la dificultad de cicatrización del paciente diabético, tendremos que vigilar especialmente las aftas, y si fuera necesario tratarlas con productos a base de ácido hialurónico, que favorece la cicatrización y alivia el dolor.

Los pies

Son la zona del cuerpo que quizás más debe cuidar y vigilar una persona diabética. Incluso la OMS define el síndrome del pie diabético, que engloba a todas las patologías asociadas a los pies de las personas diabéticas. Es necesario hacer una revisión diaria de los pies, ya sea por la misma persona, o por otra en el caso que la misma persona no pueda accedes a visualizar todo el pie. Será importante una buena limpieza con geles que no resequen los pies (sydnets), un secado a consciencia de los mismos para evitar sobreinfección por hongos, y una correcta hidratación de los mismos. También merece especial atención el cuidado de las uñas, que deben tener una correcta medida y forma para evitar que se claven. Por eso se recomiendan tijeras con las puntas redondeadas y el uso de limas. Y, por último, también resaltar la importancia de usar un calzado y unos calcetines apropiados para el pie diabético.


En el artículo sólo hemos visto una pequeña pero muy importante parte de las complicaciones de la diabetes, para así darnos cuenta de la importancia de llevar un buen control de la glucemia (azúcar en sangre).


Nos despedimos hasta muy pronto, esperamos que os haya sido de utilidad y que para cualquier aclaración o consulta no dudéis en dejar vuestro comentario o venir a vernos a la farmacia.

0 visualizaciones0 comentarios